VOMITO (2009)

0
741

Se baquetearon a base de maquetas y pateando gaztetxes, eran otros tiempos. Les llegó el reconocimiento con aquellos cuatro trallazos (Ley de vida, su hit Fuerzas de seguridad, Ley antiterrorista, Me da igual) que grabaron para el recopilatorio Skalherria Punk (1986) y dibujaron después una personal discografía “cada vez más rockera en lo musical y siniestra en lo temático”, en palabras de nuestro interlocutor. La prematura muerte de su carismático cantante Víctor por Sida en 1995 les empujo al agur tres años después. Su bajista y ahora también cantante Claus Grotten responde a nuestro interrogatorio antes de su bolo mañana en la Tunk!, donde, según confiesa, “descargaremos mucha energía”.

Vuelve Vómito. ¿Para unos pocos conciertos o miráis mas a largo plazo?

No nos hemos marcado un límite. De momento nos hemos comprometido para hacer dos o tres conciertos al mes de aquí al verano, repartidos por todo el Estado. Lo primero que hemos hecho ha sido grabar nuevas versiones de varios de nuestros temas. Ahora suenan mucho más contundentes, sobre todo los de la primera época. Quien quiera oírlas y descargárselas las tiene en www.myspace.com/vomito2009. Nuestra intención es continuar grabando más versiones y por supuesto algunas nuevas. También vamos a rodar un video clip de “Radio terror”. Nadie podrá acusarnos de gandules. Estamos volviendo a disfrutar de la música.

¿Qué ha pesado mas para el regreso, el disco en directo publicado hace unos meses o que este año se cumpla el 25 aniversario de Vómito?

El disco. Si a Asier Mendizabal Nokono no se le hubiera ocurrido publicarlo, probablemente no estaríamos de vuelta. Vimos que había interés. También los del grupo Afonía tuvieron algo de culpa cuando me invitaron a tocar con ellos varias canciones de Vómito. Fue ahí cuando se me empezó a revolver el gusanillo y les estoy muy agradecido. El detonante final fue la invitación para tocar en el festival “Holidays in Bardulia”. Sabía que era ahora o nunca, así que llamé al resto de la banda que se mostraron tan ilusionados como yo. Lo del 25 aniversario es casualidad. Caí en ello cuando cerramos la fecha del concierto en Plateruena. De repente pensé, joder, 21 de marzo, va a hacer exactamente 25 años que nos subimos a un escenario por primera vez, en la Fiesta de la Primavera del 84 en Irún.

De los inicios sólo quedas tú. ¿Legitimado para resucitar al grupo?

La idea de formar el grupo fue mía. Y habré parido más del 80 % de las canciones. Por otra parte en la actual formación están Álvaro “Pato”, que lleva en la banda desde el 88, Txitxo, que se incorporó como guitarra rítmica en el 90, después de la aparición de A un paso de la locura, y Mikel “El Gordo”, que se unió al grupo para la grabación de La circulación en el laberinto.

Ahora eres el cantante. ¿Es especialmente duro ocupar el puesto de Víctor?

Víctor era un frontman cojonudo, tenía muchísimo carisma y cuando murió en el 95 estuvimos a punto de dejarlo. Fue un golpe anímico brutal. Por otra parte, yo llevaba cantando en el local de ensayo desde el 93, cuando Víctor empezó a desarrollar la enfermedad. A finales del 95, tocamos en Bilbo y en ese concierto sentí que podía cantar. Arrastraba un pequeño trauma porque cuando empecé con Vómito sólo tenía 16 años y la voz todavía me estaba cambiando, así que a la que me descuidaba soltaba unos gallos terribles. Nada que ver con la voz áspera y profunda de Víctor.  Seguí cantando hasta que lo dejamos en el 98. Ahora tengo más experiencia y conozco mejor mis recursos. Me he podido sacar la espina. Pero nunca dejaremos de llevar a Víctor en nuestros corazones.

¿Cómo son los Vómito de 2009?

Somos músicos más experimentados. Antes suplíamos nuestras carencias con aceleración, ahora somos conscientes de que la verdadera contundencia se consigue con precisión. No se trata de hacer grandes florituras, sino de ir todos como una piña, como un martillo neumático. Por eso hemos vuelto a grabar. Si con la inexperiencia musical de nuestros primeros años llegamos a donde llegamos, es porque a pesar de ello teníamos un puñado de buenas canciones. Nos apetece ver qué podemos hacer con ellas sabiendo lo que sabemos ahora.  Y es todo un lujo contar con Mikel “El Gordo”, tremendo guitarra y magnífico técnico de sonido.

Hablar de Vómito es recordar la mejor hornada punk habida nunca en Euskadi, con Rip, Cicatriz o Eskorbuto a la cabeza. ¿Qué tuvieron los 80 para generar tanto grupo y de ese calibre?

Pues que fuimos precisamente la primera hornada y además recién salidos de 40 años de dictadura y represión. Con la consiguiente rabia y energía acumuladas y también muchas ganas de desmadre.  Fueron años de mucha locura pero también de muchísima creatividad.

Además de los grupos, había un movimiento social y de calle (gaztetxes, radios libres, fanzines, festivales,…) que ya no se da.

La explicación es la misma. Unos cogíamos un instrumento y nos poníamos a hacer canciones, otros hacían sus propias publicaciones o montaban una radio… distintas formas de dar salida a las inquietudes que teníamos en ese momento.

¿Estabas de acuerdo con la etiqueta “Rock Radical Vasco”?

Fue una etiqueta que se creo para meternos a todos en el mismo saco, sin matices estilísticos ni ideológicos. ¿Qué tienen que ver Hertzainak con Eskorbuto o nosotros con Potato o Su Ta Gar?  Supongo que muchos la abrazaron con gusto y les salió rentable, pero a nosotros nunca nos han gustado las etiquetas.

¿Cómo ves la escena punk rock actual?

Nunca he sido de los que están a la última, pendientes de todo lo que se cuece. Y para crear algo tuyo y personal, puede que sea mejor no estar saturado. Además, cada vez soy más ecléctico en cuanto a gustos. El último concierto que me dejó anonadado fue el de Nine Inch Nails en Bilbo hace un par de años. Tremendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.