HELLFEST 2019. Crónica y fotos

0
218
KnotFest2019

HELLFEST 2019

Clisson, Francia. 21, 22 y 23 de Junio

Texto: Marijo Luna y Leo Luna

Fotos: Iñigo Malvido

Knotfest meets Hellfest 2019

Un año más nos dirigimos a la catedral del metal en Clisson, Francia, dispuestos a disfrutar de 3 días del mejor metal en todas sus variantes. Este año con el atractivo de empezar un día antes debido a la celebración del primer Knotfest europeo el jueves día 20 de junio. Para los que no lo sepáis, el Knotfest es un festival creado por la banda Slipknot en el año 2012 que se ha celebrado en diferentes ciudades americanas, en Japón, Méjico y Colombia. Que el lugar de presentación en Europa fuera el Hellfest, hacía que fuera un atractivo más para acercarse a este festival, transformado en uno de los referentes europeos.

Llegar a un festival de esta magnitud no es fácil, ya que todos o la mayoría llegamos al mismo tiempo, lo que hace que las largas colas sean inevitables. Sin embargo una de la características principales del público es que espera pacientemente el tiempo que haga falta a recibir su pulsera, cargando con sus sacos de dormir, mochilas, tiendas de campaña, comida y bebida.

Por fin conseguimos nuestras acreditaciones pero por lo referido anteriormente, no llegamos a Sick Of It All ni a Amaranthe. Todos los conciertos del Knotfest iban a tener lugar en los 2 escenarios principales. El cartel que reunía a 10 bandas, 5 europeas –> Amaranthe, Behemoth, Powerwolf, Amont Amarth y Sabaton y 5 americanas –> Sick Of It All, Ministry, Papa Roach, Rob Zombie y Slipknot, abarcaba estilos muy diferentes haciéndolo muy interesante.

Ministry fue la primera banda del día para nosotros. Los de Chicago empezaron con The Missing y The Diety, dos potentes canciones que son himnos del Metal Industrial. A pesar de ser las 18.30h hacía mucho calor y Al Jourgensen con sus típicas rastas y piercings, hizo gestos de pasar mucho calor. El juego de luces se intuía interesante pero como siempre ocurre a esa franja horaria no luce nada.

Nos desplazamos un poco para ver en el Mainstage 2 a Behemoth.  Los polacos capitaneados por Nergal arrancaron con la increíble Wolves ov Siberia. Con sus pinturas blancas al más puro estilo black, mucho fuego e incluso sangre, dejaron con la boca abierta a más de uno. Y por si eso no fuera poco, apareció Nergal con la mitra obispal (el sombrero puntiagudo).  Su música ha ido evolucionando a través de los años, empezaron haciendo Black Metal, siguieron con Pagan y ahora Death Metal. Mención especial merecen los pies de micro con sus formas sinuosas.

De nuevo tocaba cambio al Mainstage 1 para ver a Papa Roach y su Metal Alternativo. En el año 2009 vi a los californianos en el festival Kobetasonik y en aquella ocasión, la adrenalina que me dispararon no me dejó dormir en 3 días. Me imaginaba que esta vez no sería igual pero me equivocaba. Venían a presentar su último album Who Do You Trust? que no ha recibido buenas críticas por considerarlo más tranquilo que sus predecesores. Arrancaron con la buenísima Last Resort para seguir con Blooth Brothers, ambas del álbum Infest. Del mencionado nuevo álbum disfrutamos de 4 cortes: Feel Like Home, Who Do You Trust?, Elevate y Not the Only One.  Luces rojas para crear un ambiente más mágico e íntimo en Firestarter de Prodigy, tema elegido como homenaje a Keith Flint, cantante de Prodigy quien se suicidó el 4 de marzo de este año. Las dos últimas canciones fueron Getting Away With Murder, circle pit incluido, para cerrar con …To Be Loved.  Es difícil plasmar en papel la energía que transmitieron con un Jacoby Shaddix que no paró de recorrer el escenario de arriba abajo y con un setlist de 10 mezclando viejos temas con nuevos. Estos últimos fueron coreados sobre todo por la audiencia más joven.

Llegaba el momento de disfrutar del Power Metal alemán de Powerwolf. Son junto a Sabaton los máximos representantes de este género en la actualidad y cuentan con muchos seguidores. Attila Dorn es un gran frontman y da igual que no te guste el estilo, terminarás coreando sus aaaaaa ooooooo cuando te lo pida. Además hizo el esfuerzo de hablar un poco en francés, lo cual siempre agradece el público del Hellfest. Escenario a dos alturas, batería y teclado encima de lo que parecían las ruinas de una iglesia. Quien ha visto a Powerwolf en directo sabe que Falk Maria Schlege no es un teclista al uso, ya que no se queda en su sitio cuando no tiene que tocar, sino que se acerca al escenario para animar al público a que coree, levante los brazos o lo que sea, mientras los hermanos Greywolf con sus guitarras, se turnan para estar en la parte derecha o izquierda del escenario. Empezaron con Fire and Forgive corte de su ultimo ábum The Sacrament of Sin que salió a la luz el año pasado y llevan presentando desde entonces,  para seguir con Incense & Iron, Amen & Attack, Demons Are a Girl`s Best Friend, Armata Strigoi, Blessed & Possessed,  Werewolves of Armenia. Terminaron con We Drink Your Blood. A muchos se les hizo corto.

Era el turno de Rob Zombie pero decidimos parar para descansar y cenar. Amon Amarth tocaron en el Mainstage 2. Al estar anocheciendo, fue el primer concierto donde disfrutamos de las luces, fuego y explosiones. Los suecos capitaneados por el carismático Johan Hegg tienen una larga trayectoria a sus espaldas y saben cómo empezar de forma efectiva. Solo necesitaron su logo en gigante en la pantalla posterior del escenario y ellos en penumbra para que el público se volviera loco al compás de The Pursuit of Vikings. En el escenario un barco vikingo sobre el que se situaba la batería. Momento divertido cuando dos “vikingos” saltaron al escenario, espadas y escudos en mano, simulando una batalla. Dentro de su setlist, entre las más aplaudidas destacaron: Deceiver of the Gods, The Way of Vikings,  Guardians of Asgaard, Raise Your Horns y sobre todo Twilight Of The Thunder God  con la que cerraron su actuación y en la que apareció un Kraken gigante en la parte derecha del escenario.

Y llegó el turno de los cabeza de cartel indiscutibles de ese día, Slipknot. Una gran tela con el logo de la banda en tonos rojos, naranjas y dorados nos impedía ver lo que había detrás. La caída de dicha tela nos reveló un escenario a varias alturas con los dos percusionistas en unas plataformas muy altas. Arrancaron con la brutal People = Shit, para seguir con (sic) y Get This. Parada para que Corey Taylor explicara que estaba especialmente contento por estrenar el Knotfest en Europa en el Hellfest, antes de dar paso al primer single adelanto de su nuevo álbum. Al comienzo de esta gira Corey Taylor fue operado de las 2 rodillas y se temía que no pudiera estar al 100% . No sé cómo habrá sido el principio de la gira pero lo que sí puedo asegurar es que en el Hellfest 2019 dió muestras de estar en plena forma. Siguieron con Before I Forget que es una de mis canciones favoritas y todos los allí reunidos coreamos como uno solo.  Continuaron con el escenario en rojo para atacar The Heretic Anthem, a la que siguió Psychosocial, The Devil in I con formas de rayos rojos y dorados en la pantalla posterior.  La intensidad bajó un poco con Vermilion, para volver a recuperar con Custer y Sulfur cerrando antes del bis con el segundo single del nuevo disco All Out Life y la atronadora Duality con uno de los percusionistas aporreando un bidón con un bate que tenía fuego en uno de sus extremos. Spit It Out abrió los bises y todo el mundo se volvió loco. Nos baciló haciendo que nos sentáramos, manteniendo el increscendo hasta hacernos saltar como poseídos. Terminaron con la demoledora Surfacing. Imposible elegir mejor setlist. Luces que acompañaban a las canciones y pantalla posterior que aumentaba la sensación de amplitud del escenario. Mucha, mucha, mucha energía, dejaron el pabellón muy alto para el resto de bandas que iban a tocar en los 3 días siguientes.

Los suecos Sabaton cerraban el Knotfest 2019. Una tela que también nos impedía ver lo que había detrás, cayó al escenario a los primeros sones de Ghost Division mientras se sucedían varias explosiones en la parte superior e inferior del escenario. Detrás de la batería, que como siempre incluía el tanque de los Sabaton, una pantalla que ocupaba toda la parte posterior nos mostraba el logo de la banda en tonos llameantes. Nada más empezar nos dimos cuenta que Joaquim no estaba muy bien de voz pero lo compensó con su energía y desparpajo habitual. Siguieron con la buenísima Winged Hussars y Resist and Bite. Setlist que incluyó 2 nuevos temas, Bismack que no va en el nuevo disco ya que se trata de una canción que han realizado como regalo para sus fans y Fields of Verdun, cuya presentación a los medios se realizó en Verdun, Francia hace unos meses.  Completaron el setlist con The Price of a Mile, en esta canción salió un coro de 20 voces masculinas vestidos con trajes militares que se quedaron el resto del concierto en el escenario y apoyaron a Joaquim cuando la canción lo requería, Shiroyama con el estribillo apareciendo en la pantalla del escenario, facilitaba que todo el mundo lo coreara, en The Lion From the North las llamaradas y los focos hacia el público daban la sensación de que el escenario era más grande. Siguieron con Carolus Rex, Night Witches, The Lost Battalion, The Last Stand, para terminar con Primo Victoria, Swedish Pagans y como colofón un clásico ya que siempre terminan con To Hell and Back. Foto final de familia que incluyó al coro de soldados. Buen final para un día perfecto.

Hellfest 2019

VIERNES

Nos despertamos con un comunicado emitido por el Hellfest diciendo que Manowar había cancelado por razones ajenas a la organización. Noticia que cayó como un jarro de agua fría entre los fans de la banda. La pregunta que todos nos hacíamos era quién los sustituiría?. La duda se resolvió a las pocas horas a través de un mensaje a través de la app del festival y las redes sociales, el grupo elegido era Sabaton. Los fans de la banda, que se cuentan por miles, estaban de enhorabuena al poder volver a disfrutar de su banda favorita.

Empezamos el día en el Temple con los franceses Khaos Dei. En el primer tema escuchamos un par de gallos por lo que decidimos pasar del Black Metal al Hard Rock de los Last Temptation que actuaban en el Mainstage 1. Vimos los dos últimos temas de los cuales no destacaría nada. Estuvieron correctos en su estilo. Sin movernos mucho pasamos al Mainstage 2 para ver a los también franceses Kloe. Disfrutamos mucho de su Metal Progresivo, especialmente de la canción Rocket Smoke dentro de su corto setlist. Les pondría un pero del que no sé si son culpables, se trata de los focos blancos dirigidos al público. Como si no tuviéramos suficiente con el sol que nos daba de cara, para añadir esos focos que por momentos cegaban. Era el turno de estrenar la War Zone con los australianos The Rumjacks y a juzgar por la marea que se dirigía a esa zona, su Celtic Punk tiene muchos adeptos, tantos que me fue totalmente imposible ver nada.  Me fui de allí y me acerqué a ver a los franceses BlackRain, cuyo Hard Rock bailongo hizo mover las caderas a más de una/o. Terminaron con We’re Not Gonna Take It de Twisted Sister, coreada por todos los presentes. Turno para el Power Metal de los finlandeses Sonacta Artica en el Mainstage 1. Empezaron con Closer to an Animal de su ultimo álbum hasta la fecha The Ninth Hour. No podían faltar los clásicos Black Sheep y Fullmoon que fueron las más aplaudidas. Cerraron con Life. Quitando algún fallo a nivel vocal por parte de Tony Kakko, hicieron que lo pasáramos muy bien. Los ingleses Conan fueron nuestra razón para inaugurar el Valley. Su sonido distorsionado y con fuerte presencia del bajo atrajo a mucha gente. Nos hicieron cabecear a todos. Dentro del Valley disfrutando de un sonido pesado y con unas luces espectaculares no tenías la sensación de que eran las 14:30h de la tarde.

Entre ver a los americanos Godsmack y su Metal Alternativo o los divertidos noruegos Trollfest, me decidí por los americanos, ya que había visto a Trollfest hacía unos meses. El logo de la banda llenaba toda la parte posterior del Mainstage 1. El primero en salir corriendo fue Shannon Larkin totalmente vestido de blanco que nada más sentarse empezó a aporrear la batería como si no hubiera un mañana, mientras el resto de la banda salían al escenario en plan paseo al son de When Legends Rise, eso sí vestidos de negro. Como viene siendo habitual el cantante Sully y Shannon realizaron una batalla de baterías, que bajo mi punto de vista baja un poco el nivel de revoluciones del personal. Sin embargo, tengo que reconocer que las dos baterías dando vueltas es algo digno de ver. En dicha batalla, el corte más vitoreado fue el que realizaron de Metallica-Seek and Destroy.  Dentro del setlist las más aplaudidas fueron Something Different y Say My Name. Sully fue el primero que vi ese día que pidió un circle pit y el público que es muy obediente, cumplió. Sonaron genial, sobre todo la batería.

Pasamos al Altar para ver a Power Trip y viendo la cantidad de gente que intentaba llegar a primera fila, estaba claro que había ganas de ver cómo se lo montan en directo los de Dallas. Desde el minuto 1 el público se entregó a su Thrash Metal que en algunos momentos nos recordó a los míticos Slayer. Empezaron con Soul Sacrifice, para seguir con la rompecuellos Executioner`s Tax (Swing of the Axe), con Firing Squad es imposible no cabecear. Terminaron con Manifest Decimation. Mucha energía la de los tejanos.

Volvimos al Mainstage1 para ver a Demons and Wizards, la banda de Jon Schaffer-Iced Earth y Hansi Kürsch-Blind Guardian. Tenía muchas ganas de ver como estaba a nivel vocal Hansi ya que hacía mucho tiempo que no le veía en directo y no me defraudó. Escenario que  imitaba un cementerio con tumbas y cruces y en las pantallas se podía ver una imagen con la portada de su primer álbum pero con variaciones de color en tonos más oscuros. Para estos directos cuentan con la colaboración de Marcus Siepen al bajo, quien es uno de los guitarristas de Blind Guardian. Dieron un repaso a sus dos discos, comenzando por Rites of Passage para seguir con Heaven Denies. A mitad de la actuación tocaron Burning Times de Iced Earth, seguida de la buenísima Welcome to Dying de Blind Guardian, sin duda esta última fue la más vitoreada. Están en forma y no hay que esperar mucho /enero 2020/ para  disfrutar del que será su tercer álbum.

De nuevo al Mainstage 2 para ver el Groove Metal de los franceses Dagoba quienes han encabezado los conciertos realizados como aperitivo del Hellfest durante el mes de abril por todo el territorio francés. Escenario sobrio que mostraba la pantalla central con el nombre del grupo. Durante toda la actuación Shawter no paró de pedir circle pits y de cabecear cuando no cantaba. Arrancaron con I,Reptile y el público enloqueció, siguieron con Abyssal y la enorme Face the Calossus. De su último álbum Black Nova las elegidas fueron la buenísima Inner Sun, que va a ser imprescindible en su setlist y The Infinite Chase. No podían faltar Black Smokers ni When Winter….  que son bestiales en directo. En The Sunset Curse pidió con gestos que todo el mundo se separara para un Wall of Death.  Shawter estuvo esperando pacientemente hasta que la fila fue muy larga Todo el Hellfest pudimos ver en las pantallas gigantes el choque. Podéis verlo en el siguiente enlace https://www.youtube.com/watch?v=0di86QbH-9Q . Finalizaron con The Things Within. Concierto sublime y muy corto para muchos de nosotros. Se merecían una franja horaria superior para poder tocar más tiempo.

En el Mainstage 2 era el turno de los franceses Ultra Vomit que son nuestro Reno Renardo, es decir, hacen versiones divertidas en francés de canciones metaleras. Lo malo fue que todo lo que hablaban, que era mucho, era en francés y debía ser muy divertido a juzgar por las risas del personal, pero no lo pillamos. En una canción aparecieron las letras Cojira en el pantalla posterior, en clara alusión a sus compatriotas Gojira. En otra salió un coro gospel mientras sonaba Thunderstruck de ACDC y en la pantalla aparecieron las letras JE US, que era lo que decía el estribillo. En esta canción salió un tipo vestido de Jesús Nazareno haciendo como que separaba las aguas y lo que en realidad quería era que se preparara un Wall of Death. Generalmente los cantantes piden que se coreen ooooooaaaaaaa, pero los Ultra Vomit son diferentes en todos los aspectos y nos hicieron gritar pipi, caca y otras cosas en francés que seguro eran divertidas. En el momento de lo que parecían los bises salieron vestidos en plan Rammstein con fuego incluido. En la última canción en la pantalla aparecieron las letras evier metal con la tipografía de Iron Maiden. Muy divertidos.

Hank von Hell fue mi siguiente elección en la War Zone. Presentaba su primer disco en solitario, Egomania, después de abandonar las filas de Turbonegro. Para presentar la canción Burn to Burn, el bueno de Hank nos dijo que teníamos que mover el culete al ritmo de la batería con la persona que tuviéramos al lado. Hacía mucho calor y no había muchas ganas de mover nada en ese momento. Terminó con los temas de Turbonegro, la divertida I Got Erection y All My Friends Are Dead.

Turno para otros franceses, Mass Hysteria en el Mainstage 2. Mezclan Metal Alternativo con Rap en francés y aunque musicalmente me gustaron, no me convenció la voz del solista. Pantalla posterior con imágenes diversas que mezclaban con el nombre de la banda. Contraddiction fue una de las más coreadas junto a la última con título en castellano Furia, que incluyó cascada de fuegos artificiales.

Como he dicho antes Sabaton fueron la opción para sustituir a Manowar. Joaquim después de haber cantado el día anterior al límite, estaba afónico del todo por lo que después de cantar las 3 primeras como pudo, nos dijo que iban a cantar los dos guitarristas Chris y Tommy, ya que ellos no cancelan pase lo que pase. Fue el mismo setlist que el día anterior incluyendo  el coro pero a la vez fue diferente al disfrutar de dos voces distintas a la de Joaquim. Eso sí, él no paró en el escenario en plan cheerleader, animaba tanto al público como a sus compañeros. Un 10 para los Sabaton que se hicieron con una franja horaria de máxima audiencia que les vino caída del cielo y que supieron aprovechar.

Y llegó el turno en el Mainstage 2 del Death Metal Técnico de Gojira quienes nos regalaron todo un espectáculo visual y musical. En su concierto primaron las imágenes que inundaron la pantalla trasera y las dos pantallas gigantes laterales, haciendo que los de Bayona pasaran casi desapercibidos. En el sobrio escenario descansaba una plataforma sobre la que se asentaba la batería, cuyo sonido fue brutal durante todo el concierto y en la parte frontal también había una pantalla, lo que hacía que a veces pareciera que la batería flotara. Arrancaron con Oroborus y de su último disco Magma desgranaron Silvera Stranded, The Cell y The Shooting Star.  Imágenes soberbias en blanco y negro o en tonos rojos. Cerraron con Clone, la buenísima Vacuity y The Gift of Guilt. Mientras tocaban esta última, el cielo se llenó de fuegos artificiales que se acoplaron perfectamente al ritmo de la canción. También hubo fuego, serpentinas cayendo desde varios ángulos y cascadas de fuegos artificiales. Cierre de matrícula para el primer día del Hellfest.

SABADO

Empezamos en el Altar, primer concierto en este escenario con los alemanes Cypercore quienes con su Metal Industrial y su ropa neo punk con leds naranjas en el pecho, no dejaron indiferente a nadie. Frontman que mezcla  voces limpias y guturales. Escenario con cruces rojas en la parte superior que contrarrestan con las cruces invertidas de su escenario hermano, el Temple. Final con dos amigos echando chorros de humo. Wolfheart fueron nuestra siguiente elección, por lo que no nos tuvimos que mover mucho ya que tocaban en el Temple. El Death Metal Melódico de los finlandeses sonó contundente. Animaron a que se hicieran circle pits y a pesar de la hora temprana, el público obedeció. Pasamos al Mainstage 2 para ver el Deathcore de los americanos Whitechapel. Directos, sin fisuras y con un bombo demoledor arrancaron a las 12.50h bajo un sol de justicia. Venían a presentar su nuevo álbum The Valley del que desgranaron hasta 4 cortes, entre los cuales destacaría el que sonó al final, When a Demon Defiles a Witch. Voz muy especial con registros limpios, guturales y de black metal. El siguiente grupo que vimos fue Fever 333. Mucha, mucha caña la de los americanos que con su Rap Metal  y sus letras reivindicativas, incluyendo alegato a favor de las mujeres, no nos dieron tregua. El batería hizo virguerías como subirse de repente a la batería y seguir tocando, mientras el guitarra y  cantante recorrían el escenario como poseídos. Hubo manguerazos para las primeras filas debido al calor reinante a esas horas. Tenían muchas ganas de pasarlo bien y nos lo transmitieron.  En el Mainstage 1 tocaban los alemanes Eisbrecher. Fue curioso ver al frontman salir al escenario con cazadora y gorro de piel para comenzar con Verrückt. A medida que fue avanzando el concierto se fue quitando la cazadora, otra cazadora de corte militar y el chaleco para quedarse con una camisa. No sé cómo pudo aguantar las primeras canciones con tanta ropa……. Disfrutamos sobre todo de So oder so y Was ist hier los?.  Das ist Deutsch y su ritmo marcial fue una de las más coreadas. Alexander es un gran frontman con muchas tablas que habló en francés, inglés y alemán y que nos hizo disfrutar de su Metal Industrial o como dicen algunos Neue Deutsche Harte. De vuelta al Altar para ver a los canadienses Archsphire y su Death Metal Técnico. Arrancaron con A Dark Horizontal, en Relentless Mutation se generó un circle pit a petición del cantante cuya velocidad era bastante más baja de lo habitual, quizás el cansancio empezaba a notarse. No tuvimos que movernos mucho ya que en el Temple tocaban los holandeses Carach Angren. Black Metal Sinfónico al más puro estilo Cradle of Filth con caras pintadas de blanco y negro. Dos plataformas a los lados del escenario, subían o bajaban al teclista y al guitarrista. No tenían bajista y tampoco lo echamos de menos. Había un maniquí en medio del escenario lleno de sangre y en Blood Queen el frontman hizo amago de degollarlo mientras chupaba la sangre. Se acercó al público para escupir la sangre que tenía en su boca. Terminaron con la efectiva Bloodstains on the Captain’s Log. Banda a tener en cuenta para los amantes del género.

Combichrist ha sido LA sorpresa del Hellfest 2019. Estos noruegos y su Metalcore Industrial, tal y como define su sonido   Andy LaPlegua, hicieron que en el Temple todo el mundo se moviera. Se presentan con dos baterías, un guitarra y sin bajista. Empezaron con Hate Like Me y Never Surrender. En el siguiente corte Guns at Last Dawn se sucedieron los circle pits. En la bailonga Can’t Control no pararon los crowd surfing. Sin dar tregua siguieron con No Redemption con un Andy que no paró de moverse de un lado a otro del escenario. What the Fuck Is Wrong With You? y la fiestera Maggots at the Party hicieron que todo el mundo coreara los estribillos a pleno pulmón sin parar de saltar. Dejaron muy buen sabor de boca. Para repetir seguro.

Candelmass es una banda de Doom Metal sueca con larga trayectoria que reunieron a un nutrido grupo de seguidores en el Altar. Yo no aguanté mucho porque vocalmente no me gustaron. Todavía con mucho sol, pasamos al Mainstage 2. Def Leppard es uno de esos grupos clásicos que hay que ver aunque sea para escuchar míticas canciones como Rocket, Animal, Let’s Get Rocked o Hysteria. Reconozco que Joe Elliot tiene la voz en forma y el grupo está en un buen momento pero el Hard Rock que practican me aburre mortalmente y si ya meten baladas, es el momento para cambiar e ir a otro escenario.

Dark Tranquility es la típica banda de Death Metal Melódico que sabes que lo van a hacer bien y que vas a disfrutar, así que nos dirigimos al Altar para verles. A los suecos les perdieron las maletas y dieron las gracias a Moonspell y a Carcasss que les dejaron los instrumentos. Mikael Stanne perfecto a las voces y a su labor de frontman, incluso varias veces bajó del escenario para mezclarse con los allí presentes. Entre otras destacaron Encircled con la que abrieron, The Treason Wall, The Science of Noise, no podía falta Atoma de su último álbum hasta la fecha, Thereln, Lost to Apathy, para terminar con Misery’s Crown. Siempre es un lujo verles en directo.

Parada para cenar y descansar un poco.  El siguiente plato fuerte del día para la mayoría era Kiss que tocaban en el Mainstage 1. Les vimos de forma intermitente ya que el montón de gente que había, hacía que fuera bastante agobiante. Su forma de aparecer en el escenario fue a través de unas plataformas desde la parte más alta del escenario. Llegaron con toda su parafernalia: maquillaje, tacones, coreografías y poses estudiadas, pirotecnia, humo, serpentinas…..   Tocaron las míticas que todo el mundo coreó como I Was Made For Loving You, Shout It Out Loud, Crazy Crazy Nights y Rock and Roll All Nite, entre otras. Vocalmente ni Gene Simmons ni Paul Stanley estuvieron en su mejor momento pero fue una fiesta para los fans de la banda.

En el Mainstage 2 Arquitects desde Brighton cerraban los conciertos del sábado. Su Metalcore fue de lo mejor del día con una puesta en escena muy elegante. Al igual que hicieron Gojira el día anterior aprovecharon la pantalla a 180 grados del escenario  para emitir un caleidoscopio de imágenes perfectamente conjuntadas con el juego de luces.  El sonido de la batería fue demoledor. Empezaron con Death Is Not Defeat para seguir con Modern Misery, en Naysayer y Downfall se sucedieron los crowd surfing.  El guitarrista Tom Searle hermano del batería del grupo Dan Searle falleció en el 2016 tras tres años de lucha contra el cáncer y le dedicaron Gone With the Wind. Finalizaron con la potente Doomsday. Sam Carter vestido con traje sin corbata, dijo que no importaba si nos gustaba el Hard Rock, el Punk o el Metalcore, lo importante era que a todos nos unía la música y que con nuestra presencia apoyamos la música en vivo. Perfecta combinación de espectáculo, música y buen hacer.

DOMINGO

Si el sábado fue el día en que visitamos más los escenarios pequeños Temple y Altar, el domingo iba a ser el de los Mainstage y el Trash made in USA que allí iba a tener lugar. Pero no nos adelantemos, empezamos el día en la Warzone para ver el Punk Hardcore de los franceses The Amsterdam Red Light District. Llegamos tarde por lo que solo vimos las dos últimas canciones con el cantante de pie en medio del público para pasar después al centro de un circle pit, brutal. Gente haciendo circle pits a las 11h de la mañana y después de 3 días de festival, tiene mucho mérito. Estaba anunciado muuucho calor para ese día y las previsiones no fallaron. Siguiendo el orden previsto pasamos al Altar a ver el Death Metal cabezón de los australianos Psycroptic. Hubo mini circle pits y en uno de ellos vimos a un tipo con una niña a hombros. Seguro que disfrutó más que en las ferias.  Pasamos al Temple para ver a Bliss of Flesh. Mientras sonaba la intro estos blackies franceses estuvieron todos en la parte delantera del escenario logrando un climax tal y como indicaban las letras de la pantalla posterior: Humillation, Suffering, Climax. Doble bombo atronador, sin embargo la respuesta del público fue más bien fría. Hubo humo, focos blancos, luces rojas y cruces invertidas. Ni se despidieron, así son los blackies. En el Mainstage1 era el turno del Hard Rock de los americanos Tesla. Jeff Keith tiene una voz muy particular que se ha vuelto un poco más ronca con los años. Mucha gente se acercó a verles bajo un bochorno increíble. Hubo manguerazos a las primeras filas. Setlist con clásicos entre los que destacaron Comin Atcha Live y Modern Day Cowbow. No decepcionaron a su público. Los siguientes que queríamos ver eran Death Angel en el Mainstage 2. Trash Metal americano con un Mark Osegueda pletórico vocalmente y un sonido brutal.  Empezaron con Thrown to the Wolves para seguir con Voracious Souls. Mucha gente con puños en alto. Old school nunca pasa de moda. Segundo concierto en el Valley que nos interesaba. Se trataba de los americanos Yob que atrajeron a muchísima gente. Al tratarse de un grupo de Stoner siguen la formación clásica de este tipo de bandas: batería, guitarra y bajo. Brutales con un sonido de bajo espectacular. Arrancaron con Quantum Mystic y terminaron con Atma. A ratos cabezón y molón.

En la mitad de los Mainstage hay varias cascadas de agua que en días de mucho calor están muy concurridas sobre todo al terminar los conciertos de esa zona. Allí fuimos también para refrescarnos varias veces.

Turno para el Metalcore de los americanos Trivium que actuaban en el Mainstage 2 delante de muchísima gente. Desde el minuto 1 empezaron a manguear a las primeras filas. Los de Florida estuvieron impecables con un Matt Leafy simpático como siempre y que se nota que se lo pasa bien. Sin embargo y siendo uno de mis grupos favoritos, creo que el setlist elegido no fue el más adecuado al incluir medios tiempos como Until the World Goes On o Sever the Hand que a las 15:30h y después de festivalear varios días, producen bajón. Empezaron con The Sin and the Sentence, siguieron con Beyond Oblivion, Down From the Sky, The Heart From Your Hate, la buenísima Strife y como colofón In Waves, tan poderosa como siempre. Matt  nos pidió  que nos agacháramos antes de empezar la canción para saltar al grito de In Waves. Concierto que pudo ser apoteósico si no hubiera sido por los medios tiempos.

Los compatriotas de Trivium, Testament actuaban en el mismo escenario y al igual que ellos solo tenían el nombre de la banda en la parte posterior y es que no necesitan más, su Trash Metal lo dice todo. Buena voz pero se levantó viento por lo que a veces el sonido iba y venía. También repartieron manguerazos a las primeras filas, ya que el calor era insufrible. Arrancaron con Brotherhood of the Snake, siguieron con The Pale King con circle pits que seguirían durante todo el concierto. Fue el cumpleaños del cantante Chuck Billy y le cantamos el Happy Birthday. Cerraron con The Formation of Damnation.

Los americanos Inmolation descargaron en el Altar su Death Metal. Voz profunda perfecta para este estilo. No había mucha gente, quizá el estilo predominante del día Thrash Metal, hizo que la gente fuera más a los escenarios principales. Empezaron con Destructive Currents,  World Agony hizo que todos cabeceáramos. Su último tema fue When the Jackals Come.

Volvimos al Mainstage 2 para ver a Anthrax. Ya mejoraba la temperatura y se notaba que había ganas de verles. Ellos en su salsa. En las primeras filas se veía gente de “edad” disfrutando como enanos. Atacaron con Caught in a Mosh, seguida de Got the Time, Efilnikufesin (N.F.L.). En I Am the Law pudimos ver a Frank Bello y a Scott Ian no parar de moverse por el escenario. El frontman Joey Belladonna muy divertido estuvo interactuando con el público. No puedo elegir en qué tema disfrutamos más, quizás el que nos bajó las pulsaciones fue In the End pero recuperamos rápidamente con Antisocial e Indians, coreadas a pleno pulmón por todo el Hellfest. 100% Trash Metal.

Nos desplazamos al Altar para escuchar a Vltimas y su Death Metal. También poca gente. Voz tirando a blackie y el cantante apareció con gorro de cowboy y abrigo de cuero que con el calor que hacía, no creo que lo estuviera pasando muy bien. No inventan nada nuevo y no despertaron ninguna emoción.

Lamb of God era una de mis bandas favoritas este año y por la marea de gente que nos acercábamos al Mainstage 2 no era la única que lo había pensado. Una pena que no íbamos a poder contar a las baquetas con Chris Adler, debido a un accidente de moto que sufrió hace un año. Con un gran frontman como es Randy Blythe arrancaron su Groove Metal con Omerta y entre otras destacaron la brutal Walk With Me in Hell y la que se ha transformado en un himno de la banda Now You`ve Got Something to Die For. Dedicaron Laid to Rest a Slayer antes de terminar con Redneck. Se sucedieron los circle pits y los crowd surfing en una audiencia que no dio signos de cansancio. Derrocharon energía.

Parada para cenar y coger fuerzas antes de afrontar la recta final. De nuevo al Mainstage 2 donde pudimos ver a  Slayer que se pegaron un conciertazo. Están en plena forma y Tom Araya solo cogía aire al terminar una canción para empezar otra. Gary Holt y Kerry King estuvieron perfectos a las guitarras, así como Paul Bostaph a la batería. Iniciaron su show con Repentless y fueron desgranando temas de casi todos sus discos destacando War Ensemble, Mandatory Suicide, Seasons in the Abyss, Hell Awaits y South of Heaven. No podía faltar Raining Blood, para muchos uno de los himnos de la banda. Luces casi siempre monocromáticas en cada canción en tonos rojos, azules, verdes o en blanco y fuego, mucho fuego en el escenario. Están arrasando en la gira de despedida mundial que están realizando. Después de tantos años despedirte cuando estás en lo más alto, no tiene que ser una decisión fácil pero independientemente que estés de acuerdo o no, lo que no se puede cuestionar es que están dejando un buenísimo sabor de boca a todos los que estamos disfrutando de sus últimos conciertos. Se despidieron con Angel of Death y un Tom Araya emocionado nos daba la gracias por apoyar siempre a Slayer, mientras tenían lugar fuegos artificiales. Así se despiden los grandes con un concierto intenso y brutal.

Y así terminó el Hellfest 2019. Un festival que destaca por la buena organización, el buen rollo, la limpieza, el buen sonido y el espectáculo. Este año destacaría las nuevas pantallas a 180 grados de los dos escenarios principales, así como la ampliación de la oferta culinaria y dos nuevas tent/party en el camino a la zona de acampada que durante el día estaban vacías pero que supongo se animarían al terminar los conciertos cada día.

Mejor banda Knotfest> Slipknot

Mejor banda viernes> Daboba

Mejor banda sábado> Arquitects

Mejor banda domingo> Slayer

Mejor banda Hellfest> Dagoba

Mejor canción> Inner Sun de Dagoba

Mención especial para Sabaton, por afrontar su segundo concierto a pesar de la afonía de Joaquim y dar el 100%

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.