AVALANCH (2009)

0
567

Pocos grupos hay en la escena metal estatal con la capacidad de riesgo de los astures Avalanch. Hace una década, con sólo dos discos de bagaje, eran ya puntal del panorama patrio en base a un estilo, el power metal, que era lo que en aquel momento arrasaba. Pero un disco después, el líder Alberto Rionda decidió evolucionar, cortar por lo sano y lanzarse a una aventura más personal. Asi que las versiones de Helloween y los himnos a la eterna fidelidad heavy tipo Aquí estaré (LP Llanto de un héroe, 1999) se fueron con viento freso, como varios músicos, entre ellos el vocalista Víctor García que formaría Warcry. Mientras, el guitarrista y compositor Rionda, arrancaba en 2003 a los nuevos Avalanch con el álbum Los poetas han muerto, fichando a Ramón Lage como cantante. Desde entonces, el sexteto ha ido consolidando poco a poco esta nueva apuesta, más madura y seria en lo musical, pero también más minoritaria; mientras Warcry llena grandes salas atacando heavy metal, Avalanch se mueve en un circuito menor, aunque su formula parece ir a más tras unos inicios en los que buena parte de sus seguidores arremetieron contra ellos “por vendidos”.

En Donostia convocaron a un público variopinto en edad y estética. También parecieron diversos, o poco definidos, los teloneros y debutantes catalanes Amadeus. Imagen plural: gótico, moderna, clásica. Lo mismo su sonido: sinfónico, melódico o aplastante. De una versión de Slipknot, a Mozart, como no. Bien.

El show Avalanch resultaría más exigente para el respetable. No tienen un estilo fácil, y hace falta encararlos sin prejuicios y con la mente abierta. El termino heavy se les ha quedado obsoleto. Atacan tramos contundentes y casi thrash, incluso Lage mete puntuales voces guturales, pero igualmente hay partes intimas, complejos cambios ambientales y abundan los largos pasajes instrumentales que rozan lo progresivo, comandados por los exquisitos solos del jefe Rionda, serio ¿y casi incomodo? como pocos sobre un escenario. Instrumentalmente el grupo sonó impecable, preciso y compenetrado, con el bajista Fran Fidalgo como principal animador junto al incansable y pletórico en escena Ramón Lage, buen cantante y competente frontman. El show se fue a las dos horas y cuarto, y aunque empezó frío, para el tercer tema, Madre tierra, los fans ya comenzaron a cantar las canciones, aunque no hay precisamente demasiado estribillo coreable en su repertorio. El bolo fue a más, y aunque a ratos el cancionero resulte quizá algo cansino y lento, la gente se enganchó con Muerto en vida, Cambaral, Niño, la clásica y muy celebrada Torquemada, Pies de barro o Alas de cristal. Un largo bis (Vientos del sur, Lucero, Semilla de rencor, Sombra y cenizas, Lagrimas negras) remató el set de manera brillante. Perfeccionistas y personales.

Fecha: 6-III-2009.  Lugar: Sala Rock Star, Donostia.  Interpretes: Amadeus, Avalanch.  Asistencia: unas 200 personas.  Precio: 16/18.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.