TESTAMENT + EXODUS + UNEARTH. Crónica y fotos

1
792

TESTAMENT + EXODUS + UNEARTH

Fecha: 19 de mayo de 2015 Lugar: Sala Santana, Bilbao Asistencia: 800 personas Precio: 28/30€

La noche del 19 de mayo estaba marcada en rojo en el calendario desde hace tiempo por muchos metaleros norteños. Nada más y nada menos que Testament y Exodus, dos pesos pesados del thrash metal, visitaban la Sala Santana de Bilbao. La cita era ineludible por dos razones: los primeros basarían el set en sus primeros tres trabajos, mientras que los segundos volverían a deleitarnos una década después con el emblemático Steve “Zetro” Souza al frente de la banda.

No obstante, los encargados de abrir la velada poco tenían que ver con los sonidos provenientes de la Bay Area. Veteranos de la escena metalcore, UNEARTH saltaron al escenario con mucha garra y un gran sonido, tanto en potencia como en nitidez, mucho mayor de lo que cabría esperar de la banda encargada de abrir el espectáculo. Desde el comienzo nos deleitaron con sus brillantes melodías a guitarras dobladas en canciones como “My Will Be Done”, “Watch It Burn” o la épica “The Swarm”, aunque lo más destacable fue la atronadora base rítmica, especialmente sus poderosos breakdowns, que retumbaron con contundencia en toda la sala. Ofrecieron un show corto pero variado y muy estudiado, lo que les sirvió para salir del paso ante un público frío e impasible, que por momentos pareció estar sufriendo frente al escenario.

Para cuando EXODUS hicieron acto de presencia sobre las tablas, la sala ya se encontraba mucho más poblada, aunque el arranque con las recientes “Black 13” y “Blood In Blood Out” no causó especial furor entre los asistentes. La ausencia de Gary Holt fue notable desde el inicio; su carisma sobre las tablas es una de las armas fundamentales de la banda y hubiera sido muy interesante ver como se desenvolvía en directo con el recientemente reincorporado “Zetro”. Esto, además de la tímida presencia del bajo, provocó que Lee Altus tuviera que llevar las riendas a la guitarra, el cual mostró su buen hacer durante toda la actuación, aunque no sirvió para mantener la exquisitez del espectáculo en lo que refiere a presencia escénica.

Remediaron esto con su gran labor musical, mediante un repertorio equilibrado que  abarcó canciones de todas sus etapas, desde las más recientes y técnicas “Iconoclasm” o “Children of a Worthless God” hasta clásicos como “Piranha” o “Bonded By Blood”, que desataron los pits y el desenfreno en las filas delanteras. Pero, como cabía esperar, las más celebradas fueron joyas de la etapa de Souza como “The Last Act of Defiance”, “Blacklist” y “War Is My Sheperd”. Estas últimas fueron las que más entusiasmo causaron, con el personal haciendo headbanging y coreando los memorables estribillos al unísono, lo cual aprovecharon para enlazar de pleno con las finales “The Toxic Waltz” y “Strike of the Beast” y despedirse por todo lo alto. El púbico, entregado, aplaudió gozosamente la entrega de la banda.

Y finalmente llegó el plato principal de la noche. Bajo un montaje escénico sin excesivas florituras aunque acompañado de un juego de luces lo suficientemente vistoso como para aupar su propuesta a protagonistas principales de la noche, TESTAMENT salieron a por todas desde el primer segundo. La atronadora potencia con la que sonaron todos los instrumentos en las iniciales “Over the Wall” y “The Haunting” fue un claro indicativo de lo que estaba por venir. Con las vigorosas “Rise Up” y “More Than Meets the Eye” hicieron lugar a temas más recientes de su discografía, aunque no tardaron en deleitarnos con perlas añejas como “The Preacher” o “First Strike Is Deadly”, las cuales emocionaron a muchos de los allí presentes, debido especialmente al espléndido sonido del que gozaron las guitarras y los gloriosos solos del virtuoso Alex Skolnick.

Para entonces, adentrados en la parte central de la actuación, “The New Order” y “Trial By Fire” mostraron que aquella era la noche de Chuck Billy; no han sido pocas las veces que lo hemos visto a medio gas en shows de festival, aunque en Bilbao demostró mediante la combinación de voces melódicas y los guturales más extremos por qué, tres décadas después, sigue estando más en forma que nunca. Aunque el concierto estaba dirigido a los clásicos de los primeros tres discos, otro de los mayores incentivos de la velada era, sin duda, el ver a Steve DiGiorgio interpretar esas canciones a las cinco… perdón, tres cuerdas, con su estilo tan particular, del mismo modo que lo hizo en la regrabación de dichos clásicos en el álbum “First Strike Still Deadly”. Si a esto le sumamos el inconmensurable Gene Hoglan a las baquetas, nos encontramos ante una base rítmica de ensueño, la cual esperamos que mantengan de cara a futuras giras y composiciones.

Aunque un servidor esperaba con entusiasmo la posibilidad de presenciar la melancólica “Alone in the Dark” con el mismísimo “Zetro” a las voces, la fiesta fue llegando a su fin con las grandiosas “Into the Pit”, “Practice What You Preach” y “Disciples of the Watch”. Poca cháchara y mucha música. Concluyeron con “D.N.R.” y “3 Days In Darkness”, canciones no tan celebradas del que es uno de sus discos más oscuros, The Gathering, pero que sirvieron para elevar al olimpo del metal a la aplastante dupla rítmica. Una gozada poder presenciar a la banda en sala y como cabezas de cartel, lejos de presiones de horario o logística, con condiciones óptimas para realizar su propio show.

En pocas palabras, una velada para el recuerdo por el ambiente festivo que se respiró en pleno martes laboral en la Sala Santana pero, especialmente, debido al hecho de haber disfrutado de dos bandas que comenzaron tocando juntas en los mismos bares de San Francisco y, 30 años después, siguen dando guerra por todo el mundo a un nivel consistentemente alto. ¡Larga vida a ambos!

Texto: Mikel Yarza

Fotos: Danimetal Diez

EXODUS

Exodus@Santana27_01
Exodus@Santana27_02

TESTAMENT

Testament@Santana27_01
Testament@Santana27_02

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.