SINIESTRO TOTAL. Recuerdo 2004

0
283

Ya falta menos para que la Gira XXX Aniversario “Tierra Ignota” de Siniestro Total aterrice en Donostia. Será el próximo domingo, 29 de abril, en Doka de Donostia. Aprovechamos para recordar crítica de su anterior bolo donostiarra… ¡fue en 2004! en la cerrada sala Zibbibo de Ilunbe.

SINIESTRO TOTAL. CONCIERTO 2004 EN DONOSTIA

Fecha: 5-III-04.

Lugar: Sala Zibbibo (Donostia).

Interpretes: Siniestro Total.

Asistencia: Media entrada.

Los nuevos locales de Ilunbe están posibilitando poder ver en esta ciudad rock estatal con solera. Si hace una semana eran los madrileños Obús los que aterrizaban en la sala Rock Star, el viernes era el turno de los no menos veteranos Siniestro Total en Zibbibo. Con la paradoja que la descarga de los vigueses coincidía con el mogollón de la vecina Plaza de Toros. Mientras miles de personas idolatraban a sus héroes poperos en el coso taurino, justo debajo, en las catacumbas de la plaza, donde no se molestase demasiado, unos pocos centenares disfrutaban del rock gamberro, irónico y con espíritu punk de Siniestro Total, que llevan en esto más años de los que tiene Alex Ubago. De un plumazo, el rock recobraba todo su sentido y en parte volvía a sus orígenes más underground, a ser un estilo minoritario y al margen de modas. Como debe ser.

La descarga de los gallegos era de paso el estreno como local para conciertos de Zibbibo. Lo que podría ser una gran sala, se queda simplemente en aceptable a causa de la columna que hay frente al escenario. Pese a ello, la visibilidad es bastante óptima y en general parece un buen local para ver música en directo.

Los sones de la televisiva Corrupción en Miami acompañaron la salida a escena de Siniestro Total. En formación de quinteto, con guitarra solista (lo mejor de la noche), guitarra/voz, bajo, batería y saxofón, y como siempre uniformados, en esta ocasión con camisetas de Nunca Mais, Julián Hernandez y los suyos arrancaron a saco con Rock en Samil, adaptación del Rockway beach de Ramones, que sonó demoledora. Siguieron más temas de los 80 como Luna sobre Marin (algo descafeinada) y Alégrame el día o la etílica versión de Obús Vamos muy bien. En general, el público se entregó con ese porrón de clásicos populares que Siniestro firmó hace dos décadas, pero que en los 90 no repitieron tan exitosamente. Salvo excepciones como la notable España se droga o casi al final Chusma, el repertorio más nuevo enfrió el ambiente, que entraba de nuevo en ebullición cuando el grupo atacaba sus himnos 80´s, que además fueron mayoría. Todo ello acompañado por los comentarios jocosos de Julián, que exprimió el asunto Ubago, citándole varias veces, y por petición popular, también terminó recordando a Fran Perea. Ambiente de camaradería, mucha coña también por parte del público que lanzó una camiseta del Depor a estos vigueses y celtiñas de pro (es como tirarle una camiseta del Athletic a Mikel Erentxun) y r&r contagioso para la traca final; Hey hey Vigo, Quienes somos,… Ayatolah, Bailare sobre tu tumba, Miña terra Galega, adaptación del Sweet home Alabama de Lynyrd Skynyrd, y el bis con Diga que le debo y Cuanta puta y yo que viejo. Dos décadas largas después, la siguen montando buena.

Texto: Aitor Zubizarreta

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here