RAMMSTEIN. Concierto 2009

0
533

Como ocurriera en sus dos anteriores conciertos donostiarras en 2001 (plaza de toros de Illumbe) y 2004 (velódromo de Anoeta), la tercera visita a Euskadi de los berlineses Rammstein volvió a agotar el taquillaje. De record.

La capacidad de convocatoria del sexteto teutón esta fuera de toda duda, aunque su apabullante show, una de sus grandes bazas para enganchar a las masas, ya no impacta tanto como hace una década, por visto. Las explosiones, llamaradas y fuegos de todo tipo, seña de identidad escénica de la banda, siguen impresionando, pero los trucos nuevos son contados. Y sin factor sorpresa, el asunto flaquea.

En lo musical, el grupo esta apostando de manera valiente en esta gira por su nueva obra discográfica, tocando nueve de las once canciones que integran su álbum mas reciente (las nueve primeras precisamente). Aunque se trata de uno de sus mejores discos, muy cañero y metálico, la mayoría del nuevo repertorio no cuajó del todo en el concierto de Barakaldo. Si un temazo hecho para el directo como Ich Tu Dir Weh no pone a todo el recinto a botar y solo funciona por el estribillo, es que algo no esta del todo engrasado. Quizá fuese que la gira acaba de arrancar y hay que ajustar más las nuevas canciones, o que el sonido, sobre todo en la primera mitad del concierto, era horroroso, pero muchas de las nuevas canciones, tocadas en esa primera parte de la descarga, se quedaron a medias, frías, como la triada inicial con Rammlied, B******** y Waidmans Heil, que sonaron a todo volumen pero sin los matices y la fuerza que sí tienen en disco. Recuperarían después material antiguo como Keine Lust, la espectacular Fever Frei con sus mascaras lanzallamas y Weisses Fleisch, para dar paso después a una tacada de cuatro nuevas canciones que volvieron a enfriar algo el ambiente.

La incendiaria Benzin, con la broma de un espontáneo corriendo en llamas en escena, marcó el inicio del mejor tramo del concierto, con toda peña al fin botando a lo bestia y el concentrado metálico industrial de poso gótico, que tan bien ejecutan los alemanes, atronando con Links, Du Hast (con cohetes sobrevolando al respetable y el escenario en llamas) y Pussy, con el vocalista Till Lindemann disparando espuma desde un cañón con forma de ¿pene? que se movía desde el foso. Para entonces llevaba ya tiempo el cachondo teclista ¡tocando sobre unas cintas de andar!

El doble bis fue también poderoso, mejor que en su anterior visita a Anoeta. Primero con Sonne, Haifisch y la siempre bien recibida Ich Will. La delicada Seeman, con el teclista Flake paseándose sobre el mar de público con una lancha neumática, como en su debut en Illumbe en 2001, y Engel, cerraron un show que mejoró cuando en la segunda mitad dieron más cancha a su material antiguo, pero que no pareció superar los visto y escuchado en sus dos anteriores visitas vascas.

Fecha: 14-11-2009.  Lugar: Bizkaia Arena, Barakaldo.  Interpretes: Combichrist, Rammstein.  Asistencia: Lleno, unas 16.000 personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.