LEIZE. Recuerdo 2009

0
240

LEIZE DONOSTIA 2009.

Fecha: 24-I-2009. Lugar: Sala Rock Star, Donostia. Cartel: Leize. Asistencia: unas 200 personas. Precio: 16´80-18 euros.

Junto a Ángeles del Infierno, los zestoarras Leize pasan por ser una de los grupos rock más longevos de Gipuzkoa, con más de 25 años de andadura musical a sus espaldas. Aunque habría que matizar que el cuarteto ahora afincado en Zarautz volvió a las andadas el pasado año, tras una década con la banda desactivada.

Para esta segunda etapa, Leize vuelve casi en estado puro. El batería David Gorospe es la única novedad de la formación, en la que se mantienen, con menos greñas y más canas, Toño, al bajo, Felix, voz y guitarra, y Patxi como guitarra solista. Tampoco ha habido un ápice de cambio en el nuevo disco Sólo para ti, publicado a finales del pasado año, y que mantiene inalterables las señas de identidad del sonido Leize; rock duro urbano, levantado en base a estructuras sencillas y directas, y con estribillos pensados para el directo. Una formula que llevó al grupo a hacerse con un nombre sólido en los años 90, siempre, eso si, con más éxito fuera de Euskadi que en su propia casa.

Así, había cierto temor de cómo respondería la peña ante el regreso de Leize, mas tras un día climatológicamente de perros que no invitaba a levantarse del sofá.

Al final fueron cerca de dos centenares los valientes que subieron a la Rock donostiarra, suficientes para caldear el ambiente en los 100 minutos que duró el bolo. Arropados por su público, que cantó mayoritariamente casi todo el repertorio, Leize disfrutó sobre el escenario. Con el bajista Toño muy activo, y un buen rollo evidente entre los músicos, que hasta se pasearon por la barra del bar, cercanos y agradecidos. Así que la comunicación con los fans fluyó de manera natural, sencilla, como en una reunión de amigos. El grupo, sin florituras ni virtuosismos, no es su estilo, sonó compacto, con mucha presencia de la batería y doble bombo a porrillo. Y destacando los abundantes coros, elemento clave en el estilo Leize. El cancionero se despachó ágil, repartido entre el viejo material y hasta ¡nueve! canciones del nuevo álbum (Sin sitio, No me dejare, la muy cañera La hebilla de Dios, Héroe, Pedazo de cielo,…). Una apuesta en toda regla por el repertorio más actual, que tuvo una buena acogida, aunque quizá se echó en falta más canciones antiguas, sobre todo clásicos como Sangre de barrio o La Rueda. Los que sí sonaron fueron esos himnos que Leize fue acumulando en su primera época, algunos de filo casi heavy como Acosándome o Buscando, mirando, y temas callejeros, en sonido y temática (el amor también lo tocan mucho) tipo Caminando, Todo por el suelo o Noche de ronda, con la celebrada A tu lado como momento tierno de la velada. Aunque fueron los dos únicos temas que tocaron del LP debut los más aclamados y esperados, Devorando las calles, que no sonó del todo redonda, y el agur final con una explosiva Muros, su tema bandera que puso a toda la audiencia cantando aquello de “si sobrevives, cuéntame la verdad”. Un directo sin trampa ni cartón, 100% Leize.

Texto: AITOR ZUBIZARRETA

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here