KARMA TO BURN. ¡Esta noche!

0
340

ENTREVISTA KARMA TO BURN

Stoner instrumental esta noche en el Centro Cultural de Intxaurrondo, en Donostia. Vuelven los yanquis Karma to Burn y aprovechamos para contactar con su bajista Rich Mullins. Un tipo peculiar, como comprobaréis en esta entrevista. ¡No os los perdáis esta noche!

– Karma to Burn. ¿Sólo un nombre o creéis en el karma?

Cuando era muy joven, con 6 ó 7 años, tenía un problema torturando animales. Cogía una pistola y me iba al bosque para intentar matar a todos los pájaros y conejos que pudiera, que, gracias a Dios, no fueron muchos porque no atinaba muy bien a esa edad, pero sí logré disparar a un pequeño conejo. Decidí despellejarlo porque quería poner su cráneo sobre un palo. En cuanto empecé a abrirlo para quitarle la piel me entró un terrible sentimiento de horror que empezaba a cubrir todo mi espíritu. Supe en aquel momento que había cometido un crimen horrible, sentí la oscuridad, lo espantoso y la depravación que implicaba lo que había hecho. Sabía que sería castigado, pero ese temido castigo consistió en tomar plena conciencia de lo horroroso de mi crimen. He sentido y creído en el Karma desde entonces. La obra de Dostoyevsky Crimen y Castigo es realmente el estudio definitivo del Karma, a mi modo de ver, y no puedo dejar de recomendársela a todo el mundo. El nombre de nuestra banda tiene una connotación más desenfadada, pero a la vez sensibiliza a la gente, así que siempre me ha parecido uno de los mejores nombres de banda que hay.

– A finales del pasado año estuvisteis actuando aquí. ¿Qué recordáis del concierto donostiarra en Bukowski?

Recuerdo que utilicé un bajo enorme. Aquella noche no sonamos como lo hacemos normalmente, porque no teníamos nuestro equipo allí. En esta ocasión escucharéis el verdadero sonido de Karma to Burn.

Me encanta Donostia, me encantaría vivir aquí. La gente vasca es genial, es una pena que no sea independiente de España, porque así el resto del mundo conocería mejor su belleza única.

[pullquote]Me encanta Donostia, me encantaría vivir aquí. La gente vasca es genial, es una pena que no sea independiente de España, porque así el resto del mundo conocería mejor su belleza única.[/pullquote]

– ¿Os dio tiempo a ver algo de la ciudad?

Ya lo creo que sí, además comí el mejor marisco del mundo. Fue increíble, ¡necesito más!

– ¿No es algo prematuro regresar apenas seis meses después?

No. Como he dicho, no tuvimos nuestro equipo la última ocasión. Esta vez os vamos a dejar flipados, incluso a los que estén al fondo de la sala.

– En esta vuestra segunda etapa parece que no queráis perder el tiempo: un disco en 2010 y otro en 2011.

Sí, y ahora comenzamos una nueva fase. El tiempo es oro y la creatividad debe ser empleada todo lo posible mientras las puertas del reino estén abiertas para nosotros.

– Os habéis consolidado como banda eminentemente instrumental, pero el primer álbum fue con cantante. ¿Qué pasó para prescindir de la voz?

La música es muchísimo más poderosa sin voces, la gente que ama la música lo sabe. Si te quedas atascado en la necesidad de escuchar voces significa que no has alcanzado el plano verdaderamente espiritual donde la música eleva el alma.

La voz humana es débil y llena de sonidos que reflejan todas las debilidades psicológicas de cada individuo. La arrogancia, o la inmadurez, por ejemplo, son debilidades, mientras que nuestras guitarras y melodías son puro poderío y no proyectan debilidad en absoluto. La furia sobre lo que tocamos en directo llevará tu espíritu a dimensiones donde solo aquellos débiles y gobernados por la vanidad y el dinero querrán incluir voces. Esas personas son borregos esperando a ser llevados al matadero. El verdadero fan de Karma to Burn sólo se escucha a sí mismo y conoce el poder de la verdadera música. Las mujeres también lo notan y saben que alguien que escucha Karma to Burn es mucho mejor en la cama porque tienen confianza total en sí mismos, ¡en serio!

– Tras dos discos más, el grupo acabo separándose. ¿No funcionaba?

Estábamos atravesando un momento duro, luchando contra nuestros propios demonios y esto creó una serie de problemas personales. La juventud tiene muchas virtudes pero también trae grandes problemas, y cuando eres tan creativo como lo somos nosotros el ego es algo muy difícil de controlar. Somos caballos salvajes que no pueden ser controlados.

– ¿Y que os animó a recuperar Karma en 2009?

Will y yo habíamos dejado demasiadas preguntas sin responder. Nuestra banda es única ya que, aún siendo verdaderamente instrumental, podría ser la mejor del planeta.

– Tenéis unas pocas canciones con cantante en los dos últimos discos, además del debut. ¿Las mantenéis en directo? ¿Os habéis planteado regrabar el debut sin cantante, en vuestro estilo actual?

Vamos a volver a sacar nuestro primer álbum en versión instrumental muy, muy pronto.

– ¿Os gusta improvisar en directo, alargar las canciones?

No, preferimos proyectar el poder y las partes sublimes de nuestra música hacia otro nivel a través de la experiencia visual de vernos tocar en directo y de la experiencia sensorial de las olas de sonido tal y como nosotros las sentimos.

– ¿Con que mentalidad hay que ver a Karma to Burn en directo? ¿Consideráis vuestra propuesta como exigente para el público?

No creo que sea una propuesta demasiado exigente. Pienso que simplemente deben olvidarse de ideas preconcebidas que tengan en torno a la música, como las de algún idiota de pantalones ajustados que cree que lo que dice es brillante. No hay nada que se pueda decir con palabras que sea tan genial como la música, y punto.

– ¿Cuánto le debe el stoner a Black Sabbath?

¿Cuánto le debe Black Sabbath a The Kinks por crear la distorsión? Este tipo de preguntas son muy descorazonadoras. La música siempre ha existido, incluso antes de aparecer el hombre; los entes que crearon el universo vibran y zumban y crean sus propias canciones. Los seres humanos se limitan simplemente a imitar lo que hay a su alrededor para definir aquello que no pueden comprender. La muerte, la vida, la belleza, el amor, ¿químico, o espiritual? No conocemos las respuestas a ello pero la música sí, y ésta te puede enseñar lo idiotas que somos por tomarnos la vida tan en serio, por creer que tener dinero te hará feliz e importante. El hecho de crear es lo que te hace humano, y todos somos importantes, los unos para los otros a medida que evolucionamos y pasamos por todas las fases vitales. La música ayuda a ver esto y te muestra lo que hay a la vuelta de la esquina: dolor, placer, felicidad, y lo más importante, amor, que en realidad también podría ser odio. Por todo ello creo que nadie debe nada a nadie musicalmente, está todo ahí en el aire al alcance de cualquiera que quiera aprovecharlo. Algunos están directamente conectados a la música y aprovechan esa unión para conocer a gente afín y crear una súper conexión. Cuando ves a Karma to Burn en directo estás viendo un nexo a las otras esferas espirituales donde se origina la música. Eres testigo de algo que no es de este nivel existencial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.