HELLFEST 2023

0
682

HELLFEST 2023

Clisson, Francia. 15, 16, 17 y 18 de Junio

Texto: Marijo Luna, Leo Luna

Fotos: Iñigo Malvido

Hellfest 2023, el Eurodisney del metal, ampliaba sus fechas de 3 a 4 días, algo que están haciendo prácticamente todos los festivales y que parece que va a continuar por lo menos en un futuro cercano.

Llegamos el miércoles 14 de junio y  pasamos a coger las pulseras una hora después de que se abrieran las taquillas. De los años que he ido a este festival es con diferencia el año que menos hemos tardado, no había prácticamente ninguna cola. Suponemos que al empezar los conciertos el jueves a las 16:30h, la recogida de las pulseras ha sido más escalonada que otros años, ya que se podían coger desde el miércoles a las 16h.

Este año nos encontramos con varias novedades:

1- la carpa del Valley (escenario de stoner, doom metal, sludge metal y post-metal) se muda a una zona más amplia, al aire libre y con una estructura similar al escenario de la Warzone. Su ubicación es encuentra en esta misma zona. El Valley muchas veces se quedaba pequeño para los fans de los estilos antes mencionados.

2- al dejar el hueco de la carpa del Valley han construido El Santuario, lugar de venta del merchandising oficial del Hellfest.  Nada más abrir el recinto a las 15h del jueves, era imposible contar el número de valientes que hacían cola para descubrir este nuevo espacio y hacerse con el nuevo merchandising de esta edición. La cola continuó durante las primeras jornadas, desanimando a más de uno.

3- los asistentes han sido recibidos por una enorme escultura de plata con forma de calavera y adornada con mariposas. Se trata de una escultura de Philippe Pasqua que los poseedores de pases VIP conocerán, ya que otra escultura del mismo tipo, ésta negra, adorna la pequeña pila de agua, que este año se ha realzado con unos nenúfares.

4- la Rueda de Caronte instalada en la nueva ubicación del Valley, fue creada por Peter Hudson para el festival Burning Man. Esta obra de arte monumental se encuentra actualmente de gira por Europa. Se trata de una encarnación de Caronte, el gondolero de la mitología griega que transportaba las almas de los muertos a través del Estigia. Los festivaliers no dudaron en darlo todo, tirando de las grandes cuerdas para hacer girar esta rueda de la muerte.

JUEVES 15

Empezamos estrenando el Altar, la carpa dedicada al death y al thrash metal con los franceses Aephanemer. Los grupos franceses siempre tienen mucho tirón y esta vez no fue la excepción. Mucho público fiel que disfrutó del death metal melódico de esta banda que tiene entre sus miembros a una bajista y a la voz a Marion Bascoul cuyo tono de voz nos recordaba al desaparecido Alexi Laiho de Children of Bodom.

Tenía ganas de ver en directo a I Prevail por lo que nos dirigimos al Mainstage2. Brian Burkheiser (voz clara) y Eric Vanlerberghe (voz rota) forman el típico dúo  de voces de metalcore pero no por habitual deja de ser una gozada si te gusta el estilo como es mi caso. Arrancaron con la buenísima Bow Down para seguir con Body Bag y con Self-Destruction que tiene partes hip-hoperas. El momento más relajado (que no balada) llegó con Bad Things. No podían faltar Come and Get it y Judgement Day con todo el mundo pegando botes. Con los covers Chop Suey! de SOAD  y Raining Blood de Slayer consiguieron que los que no les estaban prestando atención, lo hicieran en ese momento. Para terminar escogieron Choque y Gasoline cuyo video te carga de adrenalina.

Tocaba ir a por una cerveza y coger aire antes de afrontar el siguiente concierto en este mismo escenario, In Flames. Recuerdo un Kobetasonik en el que Anders Fridén frontman de la banda sueca, no paró de dar discursos sobre el medio ambiente haciendo que el concierto fuera un tostón. Menos mal que ha aprendido y  en esta ocasión se dedicó a hablar lo justo y a desgranar entre otras  la buenísima The Great Deceiver, Behind Space, Cloud Connected, Only for the Week del álbum Clayman para terminar con Take This Life. Sonido muy bueno para un setlist bien elegido mezclando temas antiguos con clásicos de la banda.

Sin movernos mucho vimos en el escenario situado al lado a los Hollywood Vampires. Es un supergrupo que tiene en sus filas a Alice Cooper, Joe Perry de Aerosmith, al actor Johnny Depp  y Tommy  Henriksen. Es entretenido verles pero como no me gusta lo que hacen pues me dejaron más bien fría. Eso sí su público disfrutó mucho.

Tocaba otra ración de metalcore en vena en el Mainstage2 con los británicos Architects. Todavía era de día cuando salieron al escenario lo que hizo que no pudiéramos disfrutar en los primeros cortes de los juegos de luces. El escenario sobrio en el que destacaba el nombre del grupo en la parte de detrás y un par de plataformas con dos bloques de luces horizontales. Arrancaron con Nihilist, siguieron con Black Lungs y destacaron Tear Gas, Deep Fake y Doomsday que dedicaron a Parkway Drive y a Tom Searle, guitarrista de Architects que falleció en el 2016 debido al cáncer. En Little Wonder nos pidieron que nos agacháramos para levantarnos como un solo bloque sin dejar de saltar. A partir de este momento ya había anochecido, lo que hizo que disfrutáramos de las luces. Terminaron con la genial When We Were Young con el público cantando a pleno pulmón y con la potente Animals. Buen broche para su concierto, lleno de energía y buen sonido.

Hypocrisy empezaban en el Altar y allí que fuimos para ver cómo se lo montaba Peter Tägtgren y sus chicos. Poca gente (tocaban Kiss al mismo tiempo) por lo que pudimos llegar a las primeras filas con relativa facilidad. Escenario en penumbra durante casi todo el bolo haciendo que solo se  vieran sombras, de esta manera ganaba importancia la música y no quien la tocaba. Abrieron con Fractured Millennium y destacaron Chemical Whore, Don’t Judge Me en la que nos dejamos las cervicales así como con War-Path. Roswell 47 fue elegida para cerrar su setlit. Buena sesión de death metal.

Mientras me acercaba otra vez al Mainstage2, pude escuchar las 2 últimas canciones de Kiss, las archiconocidas I Was Made for Lovin’You y Rock and Roll All Nite. Empecé a contar los gallos que hacía Paul Stanley pero decidí dejar de contar después del décimo.

Y por fin llegó la hora de los australianos Parkway Drive quienes en unos años espero ver en la franja de Kiss tocando 1,30h en vez de 1h asignada a los últimos grupos del día. Parece que su lema es sorprender y esta vez no fue diferente. Durante la intro varios encapuchados llegaron con antorchas al escenario que estaba totalmente en penumbra mientras el grupo tomaba posiciones y unas potentes luces blancas desde la parte de atrás dejaban intuir un escenario lleno de estacas. Apareció Winston MacCall totalmente de blanco en contraste con el resto de la banda que iba de negro para interpretar Clitch de su último álbum Darker Still. En este tema las llamaradas a las que nos tienen acostumbrados no faltaron. Siguieron con la atómica Prey que es mi favorita, con el escenario en rojo al grito ensordecedor “Prey we are all, Prey for the Sorrow”, casi ni se oía a Wiston cantar. Con Void hubo pequeños petardos y fuegos. Soul Beach también del último álbum fue la siguiente,  seguida de Vice Grip, Dedicated con más fuego, Idols and Anchors nos dejó la sorpresa del concierto con un Winston cantando en medio literalmente del público y originando circle pits a su alrededor. Volvió surfeando al escenario mientras seguía cantando. Shadow Boxing arrancó con un trío de violín que dejó pasar a la balada Darker Still cantada con algún que otro gallo y que relajó el ambiente. La genial Bottom Feeder ha sido durante mucho tiempo la canción elegida para cerrar sus conciertos con más fuego por eso fue una sorpresa escucharla en este orden, ya que todavía quedaban Crushed (solo de violín antes de empezar la canción con el escenario lleno de más fuego) y Wild Eyes con la que terminaron. Conciertazo, el único pero que le pongo es el tema de la balada y los violines que relajan el ambiente pero el carisma de Winston y la energía de toda la banda lo compensan.

VIERNES 16

Estrenamos la Warzone escenario donde prima el punk y hardcore con los holandeses Peter Pan Speedrock. Mucha caña punkrockera a las 12h la que metieron estos 3 holandeses. Contaron con la colaboración en varias canciones de Dikke Dennis, quien se daba golpes en la cabeza con el micro o le daba un cabezazo como si fuera un balón de fútbol mientras el público se reía. En la wikipedia indica que es la “mascota” de la banda. Hicieron una versión de ”The Ace of Spades” de Motorhead. Fue divertido.

También tocaba estrenar el Temple, la carpa dedicada al black metal para ver a Agod, banda francesa. A pesar de la hora había mucha gente con un público entregado. Black metal que no inventa nada nuevo y que disfrutamos. Vimos los primeros crowd surfing del día.

No nos tuvimos que mover mucho ya que en el Altar, tocaban los suizos Nostromo  que nos dejó con la boca abierta por su energía a las 13:30h. Gente cabeceando y disfrutando de su metalcore con influencias grindcore. No terminamos de ver el concierto porque había que ir cogiendo sitio en el Mainstage2 para ver a Nothing More. Tenía muchísimas ganas de verles y superaron mis expectativas. Los de Texas con Jonny Hawkins a la cabeza quien no paró de moverse de un lado a otro del escenario, dieron una lección de energía a las 14:20h a pesar del calor reinante. Arrancaron con Spirits de su último álbum del que también tocaron Tired of Winning. Siguieron con la buenísima Do you Really Want It? y con Jenny dedicada a su hermana que sufre de trastorno bipolar y tiene tendencias esquizofrénicas. Volvieron a recuperar la energía con Let’em Burn,  Go to War, Don’t Stop y terminaron con la increíble This is the Time (Ballast) cuyo video es una pasada. También se metió entre el público con 2 timbales y nos deleitó con su destreza baterística. El chute de adrenalina me duró un buen rato. Geniales.

En el Mainstage2 los americanos Motionless in White y su metalcore comercial no nos convenció.  Eso sí, tienen su público que lo disfrutó. Nosotras preferimos ir a por una cerveza bien fresquita.

De nuevo pasamos al Temple para ver a Aborted. Mucha gente en esta carpa para disfrutar del death metal / grindcore de los belgas Destacaría el doble bombo que sonaba atronador y al vocalista  que no paró de moverse por el escenario y que consiguió que se generara un circle pit que ocupaba casi toda la carpa. Entre otras destacaron ManiaCult, Hecatomb y The Saw and The Carnage Done. Gran trabajo Sr. De Caluwe y compañía.

De nuevo al Mainstage2 ya que tocaban Papa Roach. Escenario con pantalla en la que se iban proyectando diferentes imágenes que no lucieron demasiado por ser de día. Arrancaron con Kill the Noise en la que hubo fuego, buen comienzo. Siguieron con Getting Away With Murder. En Blood Brothers se originó un wall of death y nos hizo gritar con Dead Cell en la que también hubo fuego.

En … To Be Loved bajó a la valla que separa al público y ahí se quedó sin llegar a meterse dentro. Terminaron con Last Resort. Siempre lo dan todo en directo pero me sobraron tantos covers y los discursos demasiado largos. Destacaría de los covers Firestarter de Prodigy. Por lo demás como siempre muy buen rollito entre ellos, se nota que se lo pasan bien y nosotros también.

En el Mainstage1 empezaron Def Leppard y aunque no es la música que escucho ahora en casa, crecí con ellos así que no pude evitar quedarme para ver cómo lo hacían estos abueletes. Arrancaron con Take What You Want que no conocía y no me disgustó. Siguieron con las míticas Let’s Get Rocked, Animal, Fooling y con Armageddon It me marché al Temple. Lo que vi lo hicieron infinitamente mejor que Kiss en cuanto a tema vocal.  Espero que sus fans se lo pasaran genial.

Como decía en el Temple tocaban los blackies noruegos Gorgoroth. Una sesión de blackie de vez en cuando viene muy bien, destacaron Prayer y Destroyer.

Volvimos al Altar para ver a los suecos death metaleros Bloodbath. No sonaron muy bien y eso unido a que no les ví muy motivados y la voz se me atravesó, preferí ir a por una cerveza.

Vuelta al Temple, turno de Venom Inc. Con una batería impresionante con 4 bombos que sonó bestial nos dejamos las cervicales con temas como Black Metal, Welcome to Hell o Bloodlust.

El último concierto del día sería el de los americanos As I Lay Dying. Muchísima gente para un concierto de metalcore de última hora, se notaba la expectación y no defraudaron. Arrancaron con la cañera Blinded y de ahí no bajó el nivel. Siguieron con Through Struggle, Within Destruction, The Darkness Hour, Shaped by Fire fue de la que más gente haciendo crowd surfing generó, The Sound of Truth, My Own Grave que me encanta y terminaron con Confined. Todos a dormir con una sonrisa de oreja a oreja.

 

SÁBADO 17

Bloodywood banda india que ya habíamos visto el año pasado en el Festival Brutal Assault de la República Checa empezaban a las 11:40 y como nos gustaron tanto, fue lo primero que hicimos ese día al llegar al Hellfest. Ni una cerveza ni nada, directas al Mainstage2. Hacía un calor de muerte a esas horas y muchísima gente que no paró de saltar con temas como Gaddaar, Aaj, Dana Dan o Machi Bhasad. Sonó muy bien incluso instrumentos como flauta travesera, aunque otros se notaba que estaban disparados.

Después de la cerveza correspondiente, volvimos al Mainstage2 para ver a Fever 333 que ya han actuado en este festival aunque con una formación diferente. Han pasado de 3 miembros a 4 incorporando a una chica al bajo y cambio de bateria. Siguen con sus letras reivindicativas y destacaron Bite Back, Swing, Song 2 cover de Blur, con Hunting Season desapareció del escenario y apareció entre el público por un lateral cosa que no es habitual, ya que cuando los cantantes se meten entre el público lo hacen por el centro. Estuvo animando a la gente que estaba más apartada para terminar en la torre de sonido. Irreverentes como siempre.

En el Mainstage1 turno para los suecos Evergrey y su progressive. Les vimos en el Festival Sabaton Open Air hace unos años y no nos los podíamos perder. Poca gente lo que hizo que casi sintiéramos el sudor de la banda. Mucho calor y al estar tan cerca recibimos los manguerazos de agua que suelen recibir quienes están en las primeras filas.  Arrancaron con la preciosa Save Us, siguieron Weightless, Eternal Nocturnal, la oscura Midwinter Calls, Where August Mourn, My Allied Ocean, A Touch of Blessind y terminaron con King of Errors. Sin duda una de las gratas sorpresas de este año.

Vuelta al Maintage2 para ver a Asking Alexandria. Tampoco son nuevos en este festival y saben lo que tienen que hacer. Empezaron con Alone Again y todo el público coreándola, es un temazo. The Final Episode recuerda su primera época de metalcore. Siguieron con la genial Into The Fire, Where Did It Go? algo más relajada que bajó un poco las revoluciones pero las recuperamos con The Violence mientras se sucedían los circle pits. Run Free fue la siguiente y terminaron con la maravillosa Alone in a Room. Metalcore del bueno que hace que muevas todo el cuerpo.

Era el momento de ir a una de las carpas, Altar a ver a Loathe banda británica que practican un metalcore progressive con tintes de deathcore. Nos dejaron con la boca abierta. Hay que seguirles la pista porque su propuesta es muy interesante.

Vuelta al Mainstage2, tocaba disfrutar del power metal de los finlandeses con cantante griego Beast in Black. Arrancaron con Blade Runner, siguieron con la casi discotequera Sweet True Lies, Blood of a Lion, From Hell With Love, Die by the Blade, la genial Blind and Frozen, One Night in Tokyo para terminar con End of the World. Eché de menos Moonlight Rendezvous, otra vez será. Excelente concierto en el que no paramos de bailar.

Para compensar había que meterse una sesión de death metal técnico con los franceses Gorod en el Altar. Son unos musicazos y disfrutamos de cada segundo de su propuesta en la que sonaba el bajo de una forma brutal. Destacaron The Orb, Birds of Sulphur y el trallazo Disavow Your God.

Pasamos al Temple para ver otra de las curiosidades del festival Myrath de Túnez. Con un escenario que simulaba un palacio con motivos árabes, una chica que realizaba movimientos sensuales, dos muchachos que salían de vez en cuando con antorchas que movían haciendo círculos, con la aparición del cantante de la nada dentro de una estructura que estaba en medio del escenario cual juego de magia y otras chorradillas varias y diversas, se nos antojó “demasiado” espectáculo. Además la voz del cantante no sonaba bien, no llegaba a lo que recordaba haber escuchado. Empezó preguntando en inglés cuantos franceses había para seguir hablando en francés. Vamos haciendo caso omiso del resto de nacionalidades que estábamos en un festival internacional. Por todo esto decidimos ir a por una cerveza que iba a ser más interesante.

Nos preparamos para ver en el Mainstage2  a los alemanes Powerwolf. Salieron al escenario precedidos cada uno por dos encapuchados que llevaban unas antorchas. Empezaron con  Faster and the Flame con el escenario que recordaba una iglesia en ruinas y con un holograma en la parte de atrás de un lobo gigante. Al grito de Flame grandes llamaradas salían de la parte frontal del escenario. Siguieron con Incense & Iron, la genial Amen & Attack, Dancing With the Dead, Armata Strigoi,  Demons Are a Girl’s Best Friend y para mí la última fue Fire and Forgive ya que me tuve que ir a coger sitio para ver a Lorna Shore en el Altar. Con el logo de la banda en la parte de atrás, arrancaron los tejanos con Sun/Eater y llegó la locura, los circle pits, crowd surfing y wall of deaths no pararon durante todo el concierto. El Altar se quedó pequeño para tanta energía. Siguieron con la buenísima Cursed to Die, To the Hellfire fue la siguiente, seguida de Welcome Back, O’Sleeping Dreamer, Into The Earth, terminaron con los Pain Remains I, II y III. Muchísima energía y todo el mundo que les vio por primera vez alucinaron con la voz de Will Ramos. Ganaron fans ese día seguro. Tuve la suerte de encontrarme con él más tarde en el bar de la zona VIP y al pedirle educadamente una foto me respondió que lo sentía, que hacía 10 minutos que se tenía que haber ido,  que muchas gracias por asistir a su concierto y que disfrutara del festival. Tardó más en dar ese mini discurso que en sacarse la foto. Sin más.

Otra de las bandas que han levantado expectación este año son los mongoles The Hu que tocaban en el Temple. Al tocar justo después de Iron Maiden fue totalmente imposible entrar ni verles desde la pantalla que está fuera de la carpa. Gente, gente y gente que salía de Maiden y que no sabía muy bien qué hacer.

Decidimos alejarnos de esa zona e ir al Valley a disfrutar del buen stoner de los americanos Clutch.  Son una gran banda y te hacen mover aunque no quieras al ritmo del sonido demoledor del bajo. La voz desgarrada de Neil Fallon es perfecta para este estilo. Llegamos con Earth Rocker, a la que siguieron  entre otras The House That Peterbilt, Firebirds, D.C Sound Attack y Pure Rock Fury.

Y para terminar los geniales Meshuggah en el Altar.  Los suecos sacaron su primer disco en el 91 y siguen teniendo energía de sobra. A destacar Jens Kidman a las voces y el gran Tomas Haake a la batería. Mucha gente a pesar de la hora tardía y en las primeras filas se sucedieron varios circle pits. El juego de luces en este escenario fue impresionante. Empezaron con la buenísima Broken Cog y destacaron Born In Dissonance y The Abysmal Eye para terminar con la aclamada Future Breed Machine. Creo que todos nos quedamos con ganas de más.

 

DOMINGO 18

Día que llovió hasta media tarde, por lo que en las primeras horas se llenaron los conciertos que había en las carpas.

Empezamos en el Temple con Treponem Pall. Los franceses nos hicieron sudar con su metal industrial bailongo. Aunque mucha gente parecía que estaba allí más por la lluvia que por afinidad musical.

Pasamos a la Warzone ya que se veían tímidos claros para ver a los americanos Cane Hill que sonaron de muerte con un potente bajo. Metal modernillo que triunfa entre las jóvenes y no tan jóvenes generaciones.

Ya que estábamos en esa zona nos acercamos a ver a Dozer en el Valley, solo vimos un par de canciones del stoner de los suecos, pero es para tenerles en cuenta. De allí directas al Mainstage1 donde ya estaban tocando los americanos Hatebreed. Su metalcore/hardcore no nos dio respiro y destacaría la buenísima Live for This,  In Ashes They Shall Reap, Smash your Enemies y I Will Be Heard. Los describiría con una palabra: brutales.

Sin movernos ya que el siguiente grupo que nos apetecía ver eran los alemanes Electric Callboy antes conocidos como Eskimo Callboy en el Mainstage2. Salieron con unos trajes negros con pintadas de colorines y caritas sonrientes. Su propuesta la definiría como metalcore divertido y fiestero. Me lo pasé genial, no paré de botar. Arrancaron con Tekkno Train, en MC Thunder II (Dancing like a Ninja) pidieron un wall of death y al empezar tiraron serpentinas. Con Spaceman el público enloqueció. Así como con Arrow of Love en la que tiraron papelitos de color fucsia. En Hypa Hypa salieron con pelucas rubias y camisas de colorines. En Pump It aparecieron con chandal  y otras pelucas mientras se sucedían los wall od death y sacaban imágenes de colorines en la pantalla detrás de la batería. Con Mindreader consiguieron un gran circle pit. Terminaron con otro cambio de look en We Got the Moves todos con peluca negra y chaleco blanco. Se salieron.

Seguíamos sin movernos, en el Mainstage1 iba a tener lugar la fiesta vikinga por excelencia, Amon Amarth. Los suecos capitaneados por el carismático Johan Hegg tienen una larga trayectoria a sus espaldas y saben cómo empezar de forma efectiva. Solo necesitaron una horda vikinga en gigante en la pantalla posterior del escenario y en cuanto salieron al escenario el público se volvió loco al compás de Guardians of Asgaard. En el escenario un casco vikingo sobre el que se situaba la batería. Momento divertido cuando dos “vikingos” saltaron al escenario, espadas y escudos en mano simulando una batalla. Dentro de su setlist entre las más aplaudidas destacaron: Raven’s Flight, Put Your Back Into the Oar con el público sentado y remando al grito de Johan de ROW, ROW,  The Way of Vikings, Raise Your Horns y sobre todo Twilight Of The Thunder God con la que cerraron su actuación y en la que apareció un Kraken gigante en el escenario.

Ya necesitábamos urgentemente una cerveza y cual fue nuestra sorpresa al escuchar a Crisix en el Mainstage2. Debido a enfermedad se habían caído Incubus y como Crisix tenían que tocar en la fiesta privada que se realiza al finalizar el Hellfest, les comentaron si podían tocar y aceptaron encantados. Son muchos los fans que tienen en el país galo. Caña thrashera  a las 18:40h.

Al pasar por el Altar disfrutamos de los dos últimos temas del death metal de los británicos Benediction. Una pena porque sonaron muy bien. De allí pasamos al Temple que empezaban los Lord of the Lost, no estaban en la lista de bandas a ver pero al estar ahí pensamos ver un par de canciones antes de ir a por una cerveza y ahí nos tuvieron enganchadas y sedientas. Destacaría de los alemanes Under the Sun, Die Tomorrow, la eurovisiva Blood & Glitter y Drag Me to Hell con la que terminaron. Sorpresivamente buen metal gótico.

Como plato fuerte final a las 22:30h en el Mainstage1 hicieron su aparición Slipknot. Arrancaron con The Blister Exists, siguieron entre otras Psychosocial, The Devil in I, Wait and Bleed, la genial People = Shit  y la atronadora Duality.  Spit It Out fue la encargada de cerrar el setlist y todo el mundo se volvió loco. Luces que acompañaban a las canciones y mucha, mucha, mucha energía.

Y así terminó el Hellfest 2023 donde la oportunidad de ver tantas bandas de estilos diferentes es tan increíble que hace que tengas todo el tiempo la sonrisa en la cara. Un festival que destaca por el buen sonido, la limpieza, la gran oferta culinaria -incluye variedad de platos vegetarianos-, la comodidad del pago a través del chip de la pulsera -lo que te evita tener que andar con dinero-, el buen rollito y la excelente organización sin apenas colas para para entrar. Las novedades de este año han sido en general bien recibidas aunque algunos fans del Valley se quejaban que antes podían estar en esta carpa y pasar al Temple y Altar sin perder 2 min y ahora con la nueva ubicación han tenido que andar un poquillo 🙂

Mejor banda jueves: Parkway Drive

Mejor banda viernes: Nothing More

Mejor banda sábado: Lorna Shore

Mejor banda domingo: Electric Callboy

Mejor banda festival: NOTHING MORE

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.