FISH. Concierto del ex Marillion de 2006

0
711

FISH DONOSTIA 2006

Interpretes: Fish y grupo. Fecha: 10-XI-2006.  Lugar: Sala Gazteszena (Donostia).  Asistencia: unas 200 personas.  Precio: 32€

Dirán los programadores de Gazteszena, lo mismo que los de la Semana Grande, que traen músicas de todos los estilos, pero ver rock internacional en la sala municipal egiatarra, es tan poco frecuente como que la Real nos de una alegría.

Para una vez que cae algo, eso si, nos hacemos notar apuntándonos la única fecha estatal de la gira de Fish (aunque, ¿quién se enteró?), batimos records en el exagerado precio de la entrada y cuidamos los detalles: el bar de la sala chapado y claro, el personal agotando prontamente las existencias de la maquina expendedora de bebidas. ¡Y eso que éramos pocos!

Acompañado por bajo, batería, teclista y dos guitarras, Derek Dick, mas conocido por Fish desde que en los años 80 encabezara como cantante a los británicos Marillion, apostó por una descarga en dos partes, breve intermedio incluido, diferenciando lo que ha hecho en solitario y lo que hizo junto a sus míticos ex compañeros hasta que abandonó en 1989. Dos conciertos en uno.

En la primera hora repasó su carrera propia, mas desconocida para el público, por cierto de una edad media que debía estar cerca de los 40 años, y fue una sorpresa positiva. Una banda brillante, perfeccionista, y un repertorio sólido, en la línea de lo que hizo Fish con Marillion. El grandullón cantante, con viejos jeans y un enorme pañuelo palestino que usa tanto para secarse el sudor como para disimular barriga, por momentos pareció sufrir con los tonos mas altos, pero cumplió, pidió palmas, se marcó unos bailecitos muy graciosos y estuvo comunicativo. Cerró la primera parte con la coreada Credo, y los músicos abandonando escenario uno a uno, hasta dejar solo al brillante batería. Elegante.

Tras el descanso, repaso integro, respetando el orden conceptual del disco, de Misplaced Childhood, la obra cumbre de Marillion que en 2005 cumplió 20 años y motivo principal de tour. El jefe de filas regresó con camisa limpia y se supone con fuerzas renovadas, pero el parón no sentó bien y la banda pareció más fría tocando el álbum más grande del rock progresivo/sinfónico de los 80. Faltaba feeling, intensidad, pero afortunadamente el concierto fue a más, y el respetable se involucro totalmente, siguiendo con respetuoso silencio los tramos intimistas, dando palmas en los rockeros, dejándose llevar por el envolvente, técnico, detallista y a ratos difícil cancionero, e incluso riendo cuando Fish, que teatraliza muy bien clavando una miradas que casi dan miedo, soltó aquello de “los escoceses no somos mala gente”. Se fueron ovacionados para cerrar definitivamente con Fugazi, también de Marillion, como único bis. Dos serias horas de las que enganchan a minorías que quieren algo más que tres acordes y un estribillo.

Texto: Aitor Zubizarreta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.