ANESTESIA + LEGEN BELTZA. Crónica y fotos

0
770
Anestesia@Doka

ANESTESIA + LEGEN BELTZA

Doka, Donostia. Sábado 6 de Mayo de 2017

Hay ocasiones en las que todo fluye y tanto música, ambiente como organización se convierten en un triunfo compartido. Podría decirse que justamente el concierto del pasado sábado en Doka fue una de esas citas especiales en las que todas las partes implicadas remaron en la misma dirección.

Cuando LEGEN BELTZA tomó el tablado, la sala todavía se encontraba a medio llenar y a los espectadores les costó entrar en calor. Sin embargo, sendos temas como “Satanic Neighbourhood” y “Dimension of Pain” sirvieron para generar los primeros mohspit de la noche, a través de los cuales la sintonía entre banda y público se reforzó, dinámica que iría aumentando progresivamente hasta el final de la velada. La banda originaria de Azpeitia realizó un elaborado recorrido a través de su variopinta discografía, demostrando el amplio abanico de himnos thrash que poseen en su repertorio. El sonido fue desequilibrado al comienzo, con las guitarras excesivamente presentes y sin dejar respirar lo suficiente al resto de instrumentos, pero a medida que su actuación avanzaba el conjunto cobró estabilidad y tanto los pasajes melódicos como rítmicos se convirtieron en igualmente disfrutables.

Uno de los aspectos más reseñables del show fue la incorporación de Iban Hernández a la batería, quien, como en el concierto ofrecido el pasado marzo en Azpeitia con cartel idéntico, tomó el relevo de Edorta Azkune para realizar una actuación percusiva compartida. La banda aprovechó la presencia de Hernández para rescatar el que a día de hoy sigue siendo su último disco, “Need to Suffer”, del cual desempolvaron las apabullantes “Vaporized”, “Deathpidemic” y “Global Dictatorship”, donde brilló especialmente el descomunal trabajo de Ekaitz Garmendia, encargado de guitarras rítmicas y solistas de gran refinación técnica. En este tramo del concierto Xanti Rodriguez aparcó las labores de bajista para centrarse exclusivamente en la voz y aprovechó la ocasión para mezclarse entre el público y participar en un poblado wall of death. Con la vuelta de Edorta a las baquetas, la banda retomó el material añejo, encandilando al público con los memorables estribillos de “Dying” y “Legen Beltza”, y el frenesí final con “Cannibalistic Revolution” y “Awaits You”. Ya se ha cumplido un año desde que Legen Beltza volviera a los escenarios y esperamos que sigan deleitándonos sobre ellos durante muchos más, su pasión lo merece.

Con el ambiente caldeado y un considerable aumento de asistencia, ANESTESIA saltaron sobre el tablado para destrozar cuerpo y oídos de todos los allí presentes. Casi tres décadas de recorrido no parecen haber causado desgaste alguno en las habilidades de directo de la banda, más bien todo lo contrario, ya que cada vez plantean una propuesta más cruda y salvaje. Su característico sonido fue compacto y definido desde el principio de la actuación, con las frecuencias de bajo y guitarra confluyendo de forma que la potencia sonora adquiría una robustez aún mayor. El cuarteto en su conjunto sigue mostrándose insaciable, siempre dispuesto a repartir la máxima leña posible, espíritu que se contagia inevitablemente en una enfervorizada respuesta del público.

Saltos desde el escenario, vítores en cada una de las canciones y moshpits incesantes se sucedieron en un set equilibrado que sirvió para contentar a la diversidad de gustos. La banda combinó el desenfreno absoluto de “Ez Dut Nahi”, “Korapiloak” o “Zaborra Gara” con canciones basadas en ritmos más densos como “Eutanafrika”, “Ultra-komunikatzen” y “Gatibutasunean”. Incluso hicieron lugar a la épica con el tema que cierra su disco más reciente, “Zirkulutik Espiralera”. La sala al completo se regodeó en el asfixiante calor que generaba la comunión de tantas personas, saltando y sudando hasta que sonara la última nota de cada canción. El tramo final con “Begi Bat” y “Agur” no hizo más que aumentar el estado de euforia de los allí presentes, hasta tal punto de abstracción que, por momentos, uno podía sentir que la música era lo único relevante en esta vida.

Cuando los altavoces callaron y el personal salió a respirar el apreciado aire fresco, la sensación generalizada fue de rotunda satisfacción. No siempre se goza de un cartel reducido y de tan alto nivel, con dos estandartes del metal vasco reafirmando su legado y haciendo recordar que siguen muy vivos, con sobrada energía para disfrutar y hacer disfrutar a todos los apasionados por los sonidos extremos.

Texto: Mikel Yarza

Fotos: Iñigo Malvido

LEGEN BELTZA

ANESTESIA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here